Bosque de Matasnos: donde la pasión se hace vino

Exclusivos vinos de la parte alta de la Ribera del Duero, así son los vinos de Bosque de Matasnos.

De una bodega de la tipología de Bosque de Matasnos solo pueden salir joyas embotelladas. ¿Por qué? Por sus características únicas:

  • La altura: mientras casi la totalidad de las bodegas de la Ribera del Duero se encuentran a cota baja y cercanas al río Duero, en Bosque de Matasnos quisieron salirse de lo fácil y posicionaron su bodega a nada menos que 950 metros sobre el nivel del mar. El rincón más extremo de la Ribera del Duero, donde el bosque pasa de influencia Mediterránea a Atlántica. Elaborando así un exclusivo vino de la parte alta.
  • Climatología: debido a la altura en que se encuentra, la temperatura media es de 10.2º por lo que, según el año, se puede perder hasta el 70% de la uva debido a heladas y otras inclemencias.
  • Viñedos: Bosque de Matasnos tiene una extensión total de 240 hectáreas de las cuales, 32.7 son viñedo: 14.2 has de Tempranillo, 7.3 has de Merlot, 5.2 has de Malbec y 6 has de Viognier, Chardonnay y Verdejo.  Incluyendo entre ellas un viñedo de más de 57 años que ocupa 4 hectáreas. Además de esto y, aunque su extensión sea tan amplia, el rendimiento es de 2000 botellas por hectárea. Algo único e impensable para bodegas vecinas de la misma Denominación de Origen Ribera del Duero.
  • Forma de trabajo: Sólo con el cariño de un trabajo realizado exclusivamente a mano se pueden realizar unos vinos de la calidad de los de Bosque de Matasnos. Comenzando por una vendimia tradicional, selectiva y a mano en cajas de 10 kilogramos, con constantes controles de calidad. Una vez seleccionada la uva en la vendimia, vuelve a hacerse otra selección minuciosa y, de nuevo, manual de las mejores uvas para elaborar los vinos. A esto le siguen un control permanente de la temperatura de refrigeración, y una fermentación muy lenta a temperatura controlada. Además, los 12 primeros meses de crianza, se realizan en barricas siempre nuevas (con la madera elegida exclusivamente por la misma bodega en el lugar de origen) de roble francés y americano.

Con características como estas unidas a una tradición local vitivinícola de más de 2000 años no es de extrañar que los vinos sean de tanta calidad, muy estructurados, y con aroma y sabor intensos.

Edición Limitada
vino-bosque-de-matasnos-edicion-limitada

Variedades: 95% Tempranillo, 5% Merlot. Solo se comercializa en las mejores cosechas.

Vista: picota brillante, es intenso, denso y muy bonito.

Aroma: agradable, limpio, complejo, profundo y de intensidad muy alta. Predomina la ciruela con reflejos de fruta fresca.

Boca: entrada amplia, intenso en boca, carnoso, sedoso y potente pero de taninos muy elegantes, frutal.

 

 

 

 

 

Etiqueta Blanca

vino-bosque-de-matasnos-etiqueta-blanca

Variedades: 90% Tempranillo, 5% Merlot, 3% Malbec, 2% Garnacha.

Vista: color rojo intenso picota. Brillante y limpio de capa muy alta. Ligeramente denso.

Aroma: de intensidad alta con fruta madura negra y roja. En lo especiado, complejo e interesante.

Boca: entrada suave y amable, equilibrado con mucha longitud. Volumen y elegancia.

 

 

 

 

 

Blanco de Matasnos

vino-blanco-de-matasnos

Variedades: Chardonnay, Viognier y Verdejo.

Vista: color amarillo limón con irisaciones verdes, limpio y brillante.

Aroma: nariz franca, potente y elegante. Destaca el toque tropical acompañada ce matices florados.

Boca: sedoso, largo, graso y de alta intensidad y volumen. Fruta compleja y bien integrada con un toque especiado.

 

 

 

 

Tres vinos muy distintos entre ellos pero con algo en común: calidad, diferenciación y sabor. ¿Con cuál te quedas? Aquí puedes verlos.

 

 

 

No hay comentarios

Agregar comentario